Libro Piense y Hágase Rico – Resumen Actualizado (2024)

La guía practica para convertir cualquier deseo en una realidad. 

Napoleon Hill publico la obra en 1937 después de haber pasado 20 años entrevistando a a mas de 500 lideres exitosos en los secretos que los hicieron triunfar.

Si bien el titulo del libro habla de la acumulación de dinero, lo que se enseña es mucho mas profundo que solamente finanzas personales. 

Hay un secreto al que se refiere el autor a lo largo del libro: la formula infalible para convertir ideas en su equivalente físico.

Mi forma de comunicar tal vez sea un poco distinta a lo habitual.

Siendo que piense y hágase rico se publicó en 1937, el dialecto y estilo de Napoleón es muy distinto a lo que encontramos en el siglo XXI.

Y mi intención es respetar muchos de los conceptos explicados de la misma manera que él lo hizo. Dando algunas aclaraciones que creo necesarias aquí y allá.

La información compartida en este sitio web no constituye asesoría profesional y no tiene la intención de reemplazar, ni sustituir, los servicios de profesionales capacitados en ningún campo, incluidos, entre otros, asuntos financieros, laborales, de emprendimiento, viajes, médicos o legales. Cualquier idea, consejo, opinión, información y/u otros materiales formativos o enlaces accesibles a través de esta página web, son para uso informativo y de entretenimiento únicamente. Por favor toma en cuenta que no existen garantías sobre los resultados que puedas obtener al utilizar o poner en práctica las estrategias, productos, servicios e ideas discutidas en este sitio web.

Capítulos Piense Y Hágase Rico

  • 1. Deseo
  • 2. Fe
  • 3. Autosugestión
  • 4. Conocimientos Especializados
  • 5. Imaginación
  • 6. Planificación Organizada
  • 7. Decisión
  • 8. Persistencia
  • 9. El poder del equipo maestro
  • 10. El misterio de la transmutación del sexo
  • 11. El subconsciente
  • 12. El cerebro
  • 13. El sexto sentido

1. Deseo

El punto de partido de cada logro
El primero paso hacia la riqueza

Los pensamientos son cosas, y cosas poderosas cuando se mezclan con objetivos definidos.

Si mantienes un deseo en tu mente, este cobra propósito y voluntad propia.

Este capitulo de piense y hágase rico esta basado en la practica de retener un deseo en la atención lo suficiente para que se convierta en una obsesión.

Napoleón se hubiera preocupado al ver smartphones y computadoras portátiles que constantemente captan nuestra atención y nos programan con deseos que otros quieren que tengamos.

Toda persona que quiera tener éxito en su emprendimiento personal debe tener un deseo ardiente de ganar y eliminar las opciones de escape.

Debemos hacer lo que hizo el capitán Cortes al desembarcar: quemar las naves para forzarnos a perseguir nuestro objetivo principal sin la posibilidad de retirada. 

2. Fe

La visualización y la creencias en el logro de un deseo
El segundo paso hacia la riqueza

La fe es la sustancia química principal de la mente.

Cuando tenemos un pensamiento y lo reforzamos con nuestra fe, este toma espacio en nuestra mente subconsciente.

Al usar la fe en nuestra favor podemos crear hábitos mentales automáticos que soporten nuestros objetivos.

Uno de mis mensajes favoritos del libro es que los pensamientos que se combinan con cualquier emoción constituye una fuerza magnética que atraes, de las vibraciones del éter, otros pensamientos similares o relacionados.

Lo que pensamos y sentimos nos hace percibir (atraer), mas pensamientos y emociones relacionados.

Las emociones de la fe, el amor y el sexo son las principales emociones positivas.

Cuando son combinadas con un propósito especifico, tienen la capacidad de crear una comunicación directa conectar con una fuente de inspiración no posible para otros.

La repetición de ordenes al subconsciente es el único método conocido para intensificar voluntariamente la emoción de la fe.

– Napoleon Hill, Piense y Hágase rico

3. Autosugestión

El medio para influir en el subconsciente
El tercer paso hacia la riqueza

Los pensamientos dominantes que permitimos que estén en la atención de nuestra mente consciente son una autosugestión que será transmitida al subconsciente.

Constantemente recibimos estímulos de pensamientos a lo largo del día. Rechazamos algunos a voluntad y permitimos que otros tomen nuestra atención.

Estos pensamientos que permitimos en nuestra mente son los que se transforman eventualmente en parte del subconsciente. 

Este capitulo remarca que las afirmaciones positivas pueden crear una cadena de pensamientos positivos que, con esfuerzo sostenido, pasarán a convertirse en parte del subconsciente. 

La mente consciente es la puerta al subconsciente. Filtra lo que pasa a formar parte de ti, y lo que se rechaza.

Si tenemos una mente dominada por planeados pensamientos positivos, nos aseguramos que el inconsciente no nos estará autosaboteando.

Piense y hágase rico es un testimonio completo de como la forma en que nos hablamos a nosotros mismos tiene un efecto profundo en nuestros resultados.

4. Conocimientos Especializados

Observaciones o experiencias personales
El cuarto paso hacía la riqueza

Aquí el autor dice que el conocimiento no es poder, sino que es posible poder.

Para que sea provechoso, debe ser organizado y dirigido con planes de acción inteligentes para alcanzar el objetivo fijado.

Hay dos tipos de conocimiento: el conocimiento general y el conocimiento especializado.

Los conocimientos generales no son valiosos para generar dinero. Esto es lo que muchos aprendimos en nuestra educación primaria y secundaria. 

El conocimiento especializado es donde podemos otorgar valor a un mercado especifico que demande nuestra oferta especializada

Tu conocimiento dirigido puede ser tu ticket de entrada a la libertad financiera. Ciertamente mejorará tus finanzas personales. 

Tus conocimientos específicos son la clave para acumular riqueza

La adquisición de conocimientos que se retroalimenten unos a otros es la mejor manera de encontrar un mercado que nos valore profundamente.

5. Imaginación

El taller de la mente
el quinto paso hacia la riqueza

La imaginación es donde se integran nuestros pensamientos y deseos, para formar distintas variaciones de la futura realidad.

La unica limitación del ser humano se halla en el desarrollo y uso que hace de su imaginación.

– Napoleon Hill, piense y hágase rico

Según el autor tenemos dos tipos de imaginación: la sintética y la creativa.

La imaginación sintética no crea nada original. Es una recopilación de experiencias, conocimientos, y/o planes, en nuevas variantes. 

La imaginación creativa es la comunicación de la mente finita del ser humano con la inteligencia infinita.

Ese éter al cual nos conectamos para atraer pensamientos e ideas relacionadas.

De aquí salen inventos disruptivos como la llegada del Apple Vision Pro en 2024. Ver cosas que aún no son vistas por la mayoría.

Si aprendemos a utilizar nuestra energía creativa podremos crear cosas que aún no son cosas. En lugar de ver al mundo como un consumidor que usa los inventos de otras millones de personas.

La agudeza de imaginación que tenemos incrementará con el uso.

Esta es una habilidad muy valiosa mientras el futuro se vuelve más y más automatizado.

6. Planificación Organizada

La cristalización del deseo en acción
el sexto paso hacia la riqueza

Ya aprendimos que todo lo que una persona crea o adquiere empieza en la forma de un deseo.

Una derrota temporal significa que el plan es incorrecto y necesita ajustes. No que la meta sea imposible de alcanzar.

Muchos de nosotros nos rendimos al encontrar que algo no funciona, suponiendo que lo intentamos y no lo logramos.

Cuando tenemos éxito es gracias a la construcción de planes inteligentes. 

No esperes por inspiración por mucho tiempo. La definición de planes prácticos te atrae mas pensamientos relacionados (como veras más adelante). 

Los planes creados pueden fallar, pero si tu deseo es lo suficientemente intenso, encontrarás eventualmente el plan que funcione. 

7. Decisión

El dominio de la demora
el septimo paso hacia la riqueza

Napoleón noto que los líderes exitosos que el había estudiado tenían el hábito de tomar decisiones rápidamente y (si es que lo hacían), cambiarlas lentamente. 

Si dejamos que los demás influyan en nosotros indiscriminadamente no tendremos deseo propio alguno.

Los momentos enormes de nuestra vida son creados por pequeños (tal vez pequeñisimos) momentos de decisión

Debemos saber que es lo que queremos, y tomar decisiones que apoyen esas preferencias constantemente.

La mayor debilidad de los sistemas educativos según el autor es que no fomentan el hábito de la decisión definida.

El hábito de la indecisión se crea en nuestro sistema educativo y por eso muchas personas no saben cuál es su propósito en la vida. 

Ser decidida es un hábito que puedes adoptar. 

8. Persistencia 

El esfuerzo prolongado necesario para inducir fe
el octavo paso hacia la riqueza

La base de una buena persistencia es la fuerza de voluntad.

Debes recordar de este resumen de piense y hágase rico, que todo comienza con un pensamiento.

Incluso en los momentos en los que la mente este confundida, siempre tenemos la potestad de actuar libremente con nuestra fuerza de voluntad.

Para lograr convertir un deseo a una realidad necesitas fe, y la fe es una consecuencia de la persistencia.

Si no tenemos la perseverancia para continuar, hemos perdido incluso antes de empezar.

-Napoleon Hill, piense y hágase rico

Tenemos que convertirnos en la clase de persona que simplemente no se rinde. Por alguna razón, vamos a seguir.

Si tenemos un deseo, y decidimos cumplirlo, debemos llevar esa fortaleza durante todo el proceso, hasta que cumplirlo.

Una de las claves para crear persistencia es trabajar en tu ser más segura de ti misma

De las personas exitosas que conoció, como John D. Rockefeller y Alexander Graham Bell, no pudo encontrar otra cualidad que la persistencia para describir la fuente de sus magníficos logros.

9. El poder del equipo maestro

La fuerza motriz
el noveno paso hacia la riqueza

El equipo maestro es la coordinación del conocimiento y el esfuerzo, en un espíritu de armonía, entre dos o más personas para la consecución de un propósito definido.

Este es uno de los principios prácticos de piense y hágase rico que me hizo reflexionar sobre con que clases de personas me rodeaba en mis emprendimientos.

Rodearse de personas inteligentes que tengan objetivos similares a los nuestros nos dará una ventaja incalculable.

Dos mentes nunca se unen sin crear una tercera fuerza intangible e invisible que puede comprarse a una tercera mente.

– Napoleon hill

Sentirás como en las conversaciones con ciertas personas estuvieras conectando con pensamientos y emociones que nunca habían aterrizado en tu mente antes.

No persigas tus objetivos en soledad si puedes hacerlo en compañía. Estamos programados para conectar. 

Utiliza estas conexiones con otras personas para crear equipos maestro que nutran tus objetivos personales. 

10. El misterio de la transmutación del sexo

el décimo paso hacia la riqueza

Transmutación se refiere al cambio de una forma de energía en otra. 

Aquí el autor habla sobre como podemos convertir nuestra energía sexual y expresarla de una manera que apoye nuestros objetivos.

Los líderes exitosos que entrevistó manifestaban una elevada naturaleza sexual. Rebosantes de energía creativa. 

La emoción del sexo trae estados emocionales de imaginación, coraje, etc. 

Para muchos no será razonable disminuir sus relaciones sexuales para ser más exitosos. 

Este es el caso de probar y ver que es mejor para ti personalmente. 

El deseo no puede ni debería ocultarse o eliminarse, pero debería dársele una salida mediante formas de expresión que enriquezcan el cuerpo, la mente y el espíritu de la persona.

-Napoleon hill, piense y hágase rico

La emoción sexual es una fuerza irresistible contra la que no hay oposición inamovible. Un superpoder para la acción.

Si tienes la fuerza de voluntad necesaria, y realmente quieres hacerlo, notarás profundos cambios mentales y fisicos.

11. El subconsciente

El vínculo
el undécimo paso hacia la riqueza

La mente humana tiene una parte subconsciente que trabaja día y noche.

Es un hecho conocido que no podemos controlar completamente la mente subconsciente.

Pero si podemos entregarle de forma concreta un plan, deseo o propósito. 

Aplicando los principios de piense y hágase rico, estarás dando direcciones a tu subconsciente mediante el hábito.

El objetivo es tener estímulos mentales positivos constantemente. Estos nos darán la posibilidad de influir profundamente en nuestra mentalidad.

Los pensamientos que salen de la mente de uno también se entierran profundamente en el subconsciente, donde funcionan como un imán.

– Napoleon Hill

12. El cerebro

Una estación emisora y receptora del pensamiento
el duodécimo paso hacia la riqueza

Todo cerebro de un ser humano es, a la vez, una estación emisora y receptora de la vibración del pensamiento.

Nuestra imaginación creativa funciona a modo de equipo receptor. 

El pensamiento combinado con emociones positivas (como la de la fe, el amor y el sexo), vibra en frecuencias más elevadas.

Gracias a este mecanismo, podemos hacer que nuestros planes definidos atraigan más pensamientos relacionados desde el éter. 

Para hacer uso de esta estación emisora, debemos utilizar los principios de el subconsciente, la imaginación creativa y la autosugestión. 

13. El sexto sentido

La puerta del templo de la sabiduría
el decimotercer paso hacia la riqueza

Este último principio solamente puede experimentarse si se han dominado los previos 12 principios, dice el autor.

La comprensión de un sexto sentido florece a través de la meditación y desarrollo mental desde dentro. 

Dice ser el contacto entre la mente finita del ser humano y la inteligencia infinita. Por esto, es una mezcla de lo mental y lo espiritual. 

Cabe aclarar que con inteligencia infinita Napoleon se refiere a Dios, o a esa fuerza creativa que dio origen a este complejo universo. 

Con ayuda del sexto sentido podemos ganar una intuición aguda de las oportunidades que surgen y de los peligros a evitar. 

Extra: como burlar a los 6 fantasmas del miedo

Hay 3 enemigos que deben eliminarse para poder activar nuestras fuerzas creativas. Estos son la indecisión, la duda y el miedo.

Este trío es muy unido. Si encuentras uno, es probable que los otros dos estén cerca.

La indecisión se cristaliza en duda, y juntas se combinan para convertirse en miedo. 

Estas emociones destructivas crean un ambiente hostil para la realización de nuestro plan definido. 

Los 6 temores básicos son los los que cada ser humano sufre en alguna que otra ocasión:

  1. Temor a la pobreza
  2. Temor a las criticas
  3. Temor a la mala salud
  4. Temor a la pérdida del amor de alguien
  5. Temor a envejecer
  6. Temor a la muerte

Cada uno de estas emociones negativas tiene espacio en distintos periodos de nuestra vida. Funcionan en ciclos.

En ocasiones tenemos miedo a no tener dinero. Luego este parece calmarse para dar lugar al temor a lo que otros piensan. Y así sucesivamente. 

Pero estos temores no son mas que estados mentales. Y como tales, están sujetos a control y dirección.

Debemos recordar en esta último sección la clave de piense y hagase rico, y el mayor catalizador del éxito:

La naturaleza ha otorgado al ser humano con el control absoluto de una sola cosa, que es el pensamiento.